Acciones dermatológicas de la urea

La urea es una de las sustancias más empleadas tanto en formulación magistral como en dermocosmética. Su acción dermatológica es variable en función de la concentración empleada. En concentraciones del 0,5-1 % se emplea como queratoplástico en la limpieza y cicatrización de ulceraciones y heridas. En concentraciones del 5-10 % tiene una marcada acción hidratante del estrato córneo por su capacidad de absorción de agua (efecto higroscópico marcado), empleándose en la hidratación de pieles secas o escamosas. En concentraciones del 15-35 % la acción hidratante es tan alta que pasa a ser queratolítica, empleándose en estados crónicos dermatológicos (psoriasis, ictiosis, eczemas crónicos, etc). Es de destacar que la acción queratolítica de la urea no suele producir irritación ni reacciones de sensibilidad, como puede ocurrir en algunos casos con otros queratolíticos como el ácido salicílico o la resorcina. En concentraciones del 40 % la acción queratolítica es máxima empleándose en la eliminación de verrugas, papilomas y en la extracción de uñas dañadas por distintas patologías mediante cura oclusiva.

Comentarios