Incorporación de ácido azelaico en emulsiones

El ácido azelaico se presenta en forma de pequeñas escamas blancas (ver imagen) de difícil pulverización a polvo fino mediante mediante mortero y pistilo. Por ello, la incorporación en emulsiones de esta sustancia en forma de polvo fino es inviable, dando un preparado final granuloso muy poco homogéneo. La única forma de incorporación es su disolución en agua hirviendo ya que a temperatura ambiente apenas es soluble. Una vez disuelto el ácido se incorpora a la fase grasa de la emulsión en pequeñas porciones agitando hasta temperatura ambiente. Si se parte de una base ya elaborada, se añade la solución caliente en pequeñas porciones sobre la misma bajo constante agitación. Otro dato a tener muy en cuenta a la hora del desarrollo de cualquier prescripción es que la riqueza del ácido azelaico varía según el proveedor (85-90 %).


Comentarios