Ruptura del gel de Carbopol con electrolitos

Una consulta muy habitual de algunos farmacéuticos es la ruptura del gel de Carbopol (gel carbómero) al añadir sales en forma de solución: una vez obtenido el gel de Carbopol neutralizando con una base débil como la trietanolamina, añaden la solución salina (por ejemplo, solución de clorhidróxido de aluminio) y el gel se rompe de forma estrepitosa, obteniéndose como una solución grumosa de precipitado del agente gelificante. Por mucho que se aumente o disminuya la cantidad de trietanolamina o que se aumente la concentración de Carbopol, al añadir la solución salina se obtiene el mismo resultado. ¿Qué hacer en estos casos?

El gel de Carbopol es incompatible con electrolitos y lógicamente la formulación es inviable. Hay que utilizar un agente gelificante estable frente a electrolitos. En oficina de farmacia el más empleado es la hidroxietilcelulosa al 2,5-3 %. Forma geles de consistencia media con alta transparencia, evanescentes y resistentes frente a la adición de electrolitos. Una formulación base de este gel puede ser la siguiente:

Hidroxietilcelulosa, 2,5 %
Propilenglicol, 5 %
Agua purificada csp, 100 g

Supongamos una prescripción de gel de clorhidróxido de aluminio (no confundir nunca con cloruro de aluminio hexahidratado):

Clorhidróxido de aluminio, 15 %
Gel csp, 100 g

Empleando hidroxietilcelulosa, la formulación final sería la siguiente:

Clorhidróxido de aluminio, 15 %
Hidroxietilcelulosa, 2,5 %
Propilenglicol, 5 %
Agua purificada csp, 100 g

Comentarios